Here's a stunning aerial view of El Yunque National Forest, the only tropical rainforest in the U.S. National Forest Service.

Coquí en el bosque tropical

En el bosque tropical de Puerto Rico, El Yunque, es fácil tener un encuentro con nuestra querida ranita de árbol, el coquí, ya que es un hábitat perfecto para esta especie. 

El coquí, un anfibio endémico de la Isla, encanta el bosque por la noche con su peculiar canto que suena igual a su nombre ("co-quí"). En este episodio, te invitamos a una aventura para explorar el bosque junto al Gerente del Programa de Patrimonio y arqueólogo del bosque, Raymond Feliciano, para que aprendas más sobre esta pequeña criatura que canta. También aprenderás algunas frases y palabras taínas que todavía usamos hoy. Los taínos fueron los primeros habitantes de Puerto Rico y veneraban a El Yunque, ya que creían que las montañas del bosque tropical eran sagradas y servían como hogar para dioses y espíritus. 

En la selva tropical de Puerto Rico, El Yunque, es fácil tener un encuentro con nuestra querida ranita de árbol, el coquí, ya que es un hábitat perfecto para esta especie.

La rana coquí.

En El Yunque es fácil tener encuentros con nuestra querida ranita, el coquí.  

Adopta un coquí 

Puerto Rico está lleno de belleza natural y hábitats únicos como manglares, bosques tropicales, arrecifes de coral, salinas, bahías bioluminiscentes y cuevas desde la costa hasta las montañas. 

El corazón y el alma del Caribe tiene 36 reservas naturales, siendo El Yunque la más importante. El único bosque tropical en el Servicio Forestal Nacional de Estados Unidos es el hogar del coquí, nuestra querida rana diminuta. 

Eventualmente, planearás una futura visita a nuestro bosque para disfrutar en persona de su serenata. Pero, mientras tanto, puedes adoptar virtualmente un coquí y apoyar los programas de sostenibilidad y conservación en la Isla. 

Datos curiosos 

El nombre común del anfibio deriva del sonido "co-quí" producido por los machos para atraer a las hembras. 

Aunque la hembra del coquí no canta, emite un sonido cuando se siente amenazada. 

Los estudios muestran que la primera parte "co" de una llamada disuade a otros machos, mientras que la parte "quí" atrae a las hembras. 

Hay 17 especies endémicas de coquí en Puerto Rico, 13 de las cuales se pueden encontrar en El Yunque. 

El coquí es considerado el anfibio conocido más ruidoso; su llamada se ha registrado en picos de 100 decibelios desde un metro de distancia. 

Más sobre El Yunque 

Su nombre deriva del vocablo taíno Yuque o Yuké, que significa "Tierra Blanca". Los taínos le dieron este nombre por las nubes blancas que cubrían las montañas. 

Según varios historiadores, los taínos creían que su dios benévolo Yocahú (también encontrado como Yúcahu, Yocajú, Yukiyú) vivía en la cima de las montañas de El Yunque y los protegía del dios del desorden responsable de los huracanes, Juracán (también conocido como Huricán.) 

La palabra en inglés huracán proviene de la palabra taína hurakán. 

La torre de observación de El Yunque lleva el nombre del dios Yokahú. 

Desde allí se pueden observar dos derrumbes que ocurrieron durante los huracanes Irma y María. Los guardabosques se refieren a ellas como las cicatrices de la batalla de Yocahú, ya que El Yunque protegió la Isla una vez más de Huricán. 

Aunque se expande por 28,000 acres, El Yunque es uno de los bosques más pequeños del mundo. 

El Yunque tiene la mayor concentración de biodiversidad en Puerto Rico. Además de la abundancia de coquí, el bosque alberga cerca de 70 tipos de aves, más de 200 tipos de árboles, más de 10 especies de murciélagos y múltiples lagartijas. 

Antes de ser adquirido por el Servicio Forestal de los Estados Unidos, El Yunque fue declarado territorio protegido por el Rey de España en 1876. 

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército de los Estados Unidos colocó un radar en el segundo pico más alto para detectar aviones y submarinos alemanes.