Prepárate para enamorarte de uno de los cayos más populares de Puerto Rico. 

Cayo Icacos – a menudo denominado isla Icacos, es el más grande y pintoresco de los cayos (pequeñas islas) que conforman la Reserva Natural La Cordillera en el extremo noreste de Puerto Rico. Este popular destino de fin de semana tiene una playa prístina y relajante para descansar y está rodeado de aguas azules increíblemente claras que albergan una vida submarina diversa y abundante, lo que lo convierte en un sitio ideal para practicar snorkel

Icacos es literalmente una isla desierta y no está permitido acampar, por lo que las excursiones al cayo comienzan temprano en el día. La mayoría de los barcos anclan a pocos metros de la playa principal de Icacos, lleno de palmeras y arbustos de uvas marinas por un lado y bordeados por rocas que se sumergen en el océano por el otro. Olas turquesas rompen levemente contra la arena blanca salpicada de trocitos de conchas marinas. Es una ubicación perfecta para una postal.

Dos personas viajan en bote a la isla de Icacos.

El paseo panorámico en bote de 30 minutos a Cayo Icacos es parte de la diversión.

Cómo llegar a Icacos 

Solo se puede llegar a Icacos en barco. A solo 45 minutos en automóvil desde San Juan hasta la marina de Fajardo, llegar a Icacos es una viaje  corto y hermoso frente a la costa. Un taxi acuático te dejará y te recogerá o únete a un viaje en catamarán.

Si optas por un taxi acuático, ten en cuenta que no hay facilidades en la Isla, así que asegúrate de llevar suficiente comida y agua, bolsas de basura e incluso una sombrilla de playa para protegerte del sol.

Si bien un taxi acuático puede ser más barato, reservar un viaje en catamarán te ahorrará la molestia de planificar y empacar en exceso. Se proporciona equipo de snorkel, refrigerios y comida, así que recuerda traer tu toalla, protector solar y una cámara (impermeable).

Empresas como East Island Excursions, Traveler, Salty Dog, Spread Eagle II, Castillo Tours, entre otras, salen de la marina de Fajardo alrededor de las 9:00 a.m. y regresan después de las 3:00 p.m. La mayoría de los hoteles ofrecen transporte a la marina de Puerto del Rey o a Villa Marina, así que planifica en consecuencia. 

Un velero cerca del islote Icacos.

Icacos es el islote más grande de la Reserva Natural Cordillera.

¡Deja tus preocupaciones en el muelle!

Mientras navegas hacia tu destino, que toma alrededor de 20 a 30 minutos, siéntate y disfruta de la brisa del mar y la vista de la costa de Fajardo que se vuelve cada vez más pequeña. Si viajas a Icacos en un barco alquilado, los miembros de la tripulación pueden ofrecete algunos refrigerios y frutas en el camino.

Una vez en Icacos, espera las instrucciones de la tripulación para bajar del barco. Consejo: ¡la forma más divertida de desembarcar es a través del tobogán de agua! Una vez anclado, puedes nadar tranquilamente, ponerte tu equipo de snorkel y explorar los arrecifes, o caminar por los tramos de playa de arena blanca que rodean esta isla virgen.

¿Tienes hambre? ¡No hay problema! Nada de regreso al bote y sírvate del almuerzo buffet que la tripulación ya ha preparado. Crea tu sándwich con pan de agua, carnes en rodajas, queso y verduras. Los sándwiches suelen ir acompañados de ensalada de col, ensalada de pasta, ensalada de pollo o frijoles, galletas y papas fritas. Acompaña tu almuerzo con una piña colada, ponche de ron, refresco o jugo.

Después del almuerzo – dependiendo de las condiciones climáticas, el capitán navegará a un arrecife en alta mar donde podrás explorar corales coloridos, grandes bancos de peces, rayas y más. Si no tienes ganas de volver a mojarse, tómate este tiempo para disfrutar de la vista y trabajar en tu bronceado antes de zarpar de regreso a Fajardo continental.

Aerial view of Icacos Beach.

Las aguas turquesas de la playa Icacos.

Ten en cuenta

Ya sea que viajes en catamarán o taxi acuático, presta atención a las instrucciones de la tripulación con respecto a las corrientes de resaca. Icacos no cuenta con salvavidas de turno, por lo que se recomienda nadar con un compañero y usar los cinturones flotantes disponibles en el bote.

Esta es una reserva natural y uno de los tesoros naturales de Puerto Rico, así que recuerda mantener el área limpia y llevar contigo todo lo que llevaste en el bote.

Ver Lugares Mencionados en un Mapa