Conoce la historia detrás de una de las mayores maravillas de la ingeniería militar de España: desde la colonización hasta la Segunda Guerra Mundial. 

Pocas estructuras representan el legado de Puerto Rico en el Caribe y las Américas más que el Castillo San Felipe del Morro. Esta fortificación en la esquina del islote del Viejo San Juan ahora recibe a los cruceros que navegan dentro y fuera de la bahía. Durante la mayor parte de sus 500 años de historia, fue un importante puesto militar para España y más tarde para los Estados Unidos. 

Cuando caminas por la estrecha entrada y ves las banderas ondeando en la fuerte brisa del Atlántico, es fácil transportarse a otra época de la historia e imaginar a soldados con uniformes anticuados marchando a lo largo del borde de la pared donde los cañones encajan cómodamente en las troneras. 

Aprenderás sobre El Morro y la historia de la Isla en sí, por qué la ubicación estratégica de Puerto Rico en el Caribe lo convirtió en un puerto importante para quienes intentaban expandir su alcance en el Nuevo Mundo y cómo Estados Unidos usó el fuerte durante las dos guerras mundiales. 

Vista al mar desde el Castillo San Felipe del Morro en San Juan.

Vista al mar desde el Castillo San Felipe del Morro en San Juan.

¡Esto es lo que necesitas saber cuando vengas de visita! 

Una breve historia de El Morro 

El Viejo San Juan fue fundado en 1521 por colonos españoles. La primera fortificación, La Fortaleza, comenzó a construirse en 1533 y actualmente sirve como la mansión del gobernador o gobernadora. El Castillo San Felipe del Morro, o El Morro para abreviar, fue el segundo fuerte construido en el islote de lo que ahora es el Viejo San Juan y Puerta de Tierra. La construcción de El Morro comenzó en 1539 y terminó en 1790. Durante esos 250 años, El Morro pasó de ser un promontorio montado con un cañón a una fortaleza de seis niveles diseñada para desconcertar a los atacantes que se acercaban desde el mar. 

A media milla de la desembocadura de la Bahía de San Juan se encuentra otro fuerte más pequeño llamado Fortín San Juan de la Cruz, conocido como El Cañuelo. Cuando los barcos enemigos intentaban ingresar a la bahía, los dos fuertes crearon un fuego cruzado que efectivamente cerró la entrada a la bahía y el resto de San Juan. Gracias a El Morro (y El Cañuelo), los españoles pudieron defender a Puerto Rico de las invasiones de los británicos, holandeses y piratas. 

En 1898, debido a la Guerra Hispanoamericana, la Isla cambió de manos de España a los Estados Unidos. El Morro fue designado como parte de Fort Brooke y se utilizó activamente como instalación militar durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. 

En 1961, el Ejército de los Estados Unidos retiró El Morro y lo pasó al Servicio de Parques Nacionales para establecer un museo. Y en 1983, El Morro y la ciudad amurallada del Viejo San Juan fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

 

Multitudes disfrutando de un día soleado en un campo fuera del Castillo San Felipe del Morro en San Juan.

Multitudes disfrutando de un día soleado en un campo fuera del Castillo San Felipe del Morro en San Juan.

Planificando tu visita 

El Morro está abierto los siete días de la semana de 9:30 a. m. a 4:30 p. m. El costo de la entrada es de $10 para adultos y los niños menores de 15 años tienen entrada gratuita. En ciertos días del año, el Servicio de Parques Nacionales ofrece entrada gratuita a todos los visitantes, incluido el Día de Martin Luther King Jr. en enero, la Semana de Parques Nacionales en abril y el Día de los Veteranos en noviembre. El recibo también te permitirá visitar el otro fuerte, el Castillo San Cristóbal, sin tener que pagar una tarifa de entrada por separado (y viceversa). 

Consejos de vestimenta 

Usa ropa y zapatos apropiados para el clima. Gran parte del patio interior del fuerte está expuesto al sol y puede hacer mucho calor durante el día. Se recomiendan pantalones cortos, ropa cómoda de colores claros y bloqueador solar. ¡Y bebe mucha agua! En días de lluvia, las rampas que conducen a los diferentes niveles pueden ser bastante resbaladizas. Lo mejor es usar calzado resistente con buena tracción. El fuerte también es muy ventoso, por lo que no se recomiendan faldas, vestidos, ni sombreros. 

Sitio Histórico Nacional en el Castillo San Felipe del Morro en San Juan.

Sitio Histórico Nacional en el Castillo San Felipe del Morro en San Juan.

Dentro de El Morro 

Para llegar a El Morro, caminarás por un sendero que cruza el césped gigante frente al fuerte. Te reciben en la entrada los empleados del Parque Nacional que cobran la tarifa. Los guardaparques realizan recorridos por el fuerte tanto en inglés como en español, pero puedes explorar los diferentes niveles y habitaciones por tu cuenta si lo prefieres. Cada sección tiene recreaciones de cuarteles, cocinas y otras instalaciones utilizadas por los soldados. Las presentaciones informativas pintan un cuadro vívido de la importancia de Puerto Rico como punto de entrada estratégico a las Américas y la evolución de El Morro y su artillería durante los últimos cinco siglos. 

Si estás buscando tomar algunas fotos impresionantes de tus aventuras, visita el nivel más bajo del fuerte que casi llega al agua. Entenderás mejor la magnitud y el tamaño de esta instalación militar. También podrás ver El Cañuelo, ubicado en una pequeña isla, al otro lado del agua. Disfrutarás de una vista del Océano Atlántico, el Viejo San Juan, el cementerio y La Perla, un barrio construido fuera de la muralla desde los niveles más altos. Desde el foso seco de El Morro, se puede acceder a una entrada al Paseo del Morro, un camino que sigue el muro exterior de la ciudad hasta la Puerta de San Juan (aproximadamente 1.5 millas). También puedes quedarte un rato en el césped gigante frente a El Morro y volar una cometa, una tradición local que ha perdurado de generación en generación. 

 

Pocos hitos son más representativos del legado de Puerto Rico en el Caribe y las Américas que el Castillo San Felipe del Morro. Conozca la historia detrás de una de las mayores maravillas de la ingeniería militar de España: desde la colonización hasta la Segunda Guerra Mundial.

Los fuertes históricos se encuentran con los rascacielos modernos en San Juan.

Los fuertes históricos se encuentran con los rascacielos modernos en San Juan.

Otros sitios para visitar 

Castillo San Cristóbal 

Ubicada en el lado opuesto de la ciudad, esta fortificación protegía al Viejo San Juan de los ataques terrestres y también es un Parque Nacional. Pagar la entrada a El Morro o San Cristóbal te dará entrada gratis al otro. 

El patio del Museo de las Américas en el Cuartel de Ballajá.

El patio del Museo de las Américas en el Cuartel de Ballajá.

Cuartel de Ballajá 

El enorme edificio cuadrado frente a El Morro es un antiguo cuartel español que se ha transformado en un centro cultural. En el primer piso hay una tienda de café y varios restaurantes. En el segundo piso encontrarás el Museo de las Américas, además de exposiciones especiales según la temporada. El patio interior a menudo se llena de artesanos y artistas de performance durante los principales festivales del Viejo San Juan, como las Fiestas de la Calle San Sebastián y La Campechada. 

Cementerio Santa María Magdalena de Pazzis

Construido en el siglo XIX, este hito es conocido como uno de los cementerios más impresionantes del mundo.

Cementerio Santa María Magdalena de Pazzis 

El cementerio histórico del Viejo San Juan es donde descansan muchos puertorriqueños prominentes, incluyendo a Pedro Albizu Campos, el líder nacionalista; René Marqués, importante escritor y dramaturgo puertorriqueño; Tite Curet, el padre de la música salsera afrocaribeña; y José Ferré, el primer actor puertorriqueño en ganar un Premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. 

La Rogativa

Una celebración de la frustración exitosa de una invasión planificada del Viejo San Juan por parte de la Armada Armada británica en 1797.

La Rogativa 

Dirígete por la calle al lado de la Escuela de Artes Plásticas (el edificio con cúpula roja frente a El Morro). Llegarás a una famosa escultura llamada La Rogativa, que conmemora cómo una procesión religiosa de las mujeres de la ciudad en 1797 fue clave para que los españoles ganaran una gran batalla contra la Armada Invencible. Cuenta la leyenda que el soldado británico vio líneas de antorchas marchando por la ciudad y, creyendo que eran refuerzos, detuvo su ataque. 

 

La puerta de San Juan

En el pasado, esta solía ser la entrada principal a San Juan.

La Puerta de San Juan 

Cuando la ciudad estaba completamente amurallada, la entrada principal del Viejo San Juan era una puerta gigante tallada en la muralla. Desde allí, puedes dirigirte directamente al Paseo del Morro o a la izquierda al Paseo de La Princesa

 

Boletín Electrónico de Descubre Puerto Rico

Un paraíso en tu bandeja de entrada

Recibe un boletín mensual con ideas de viaje, noticias, consejos y más.

Ver Lugares Mencionados en un Mapa