Pequeños cayos e islotes con abundante vida marina rodean a Puerto Rico. 

En Puerto Rico, la frase "feeling blue" adquiere un significado completamente nuevo. Con áreas marinas protegidas e islotes y cayos vírgenes con una vibrante vida oceánica, varios lugares hacen que bucear con snorkel sea una actividad de ensueño durante las vacaciones. ¿Y no es el snorkel la mejor actividad de vacaciones tropicales? Desde nadar con tortugas marinas, y a veces incluso con delfines, hasta admirar diferentes arrecifes y peces tropicales juguetones, las aguas que rodean a Puerto Rico ofrecen encuentros únicos en el océano. 

Cuando salgas al mar, recuerda que los corales son criaturas vivas que perecen al tocarlas, así que ten en cuenta que eres un visitante en su entorno. Puedes traer tu equipo o alquilarlo a varias compañías y alquileres de barcos según tu conveniencia. Las excursiones de snorkel en Puerto Rico son seguras, por lo que no importa si eres un nadador principiante o experimentado, puedes disfrutar de tu día bajo el agua en la Isla. 

Nota: Algunos islotes son refugios naturales de vida silvestre deshabitados en Puerto Rico, y los visitantes no pueden practicar senderismo. Se recomienda reservar una excursión de snorkel con un chárter certificado para garantizar un viaje seguro y un acceso más fácil a los arrecifes. 

Estos son algunos de los mejores lugares de la Isla para hacer snorkel: 

 

Culebrita

Las playas frente a la costa de Culebra son de aguas tranquilas y un fondo montañoso, ideales para ver tortugas marinas y corales. 

Tamarindo y Carlos Rosario  

Tamarindo y Carlos Rosario son dos impresionantes playas frente a la costa de Culebra con aguas tranquilas y un fondo montañoso, cuya verdadera belleza se encuentra debajo de las suaves olas. Con más de una milla de costa, puedes ver tortugas marinas, mantarrayas, meros y otros coloridos bancos de peces nadando. Las playas comparten sus aguas con la Reserva Natural Luis Peña, lo que hace que la vida marina sea muy activa. Las aguas son tranquilas, ideales para familias con niños o buceadores inexpertos que buscan un gran día bajo el sol. Cuando preguntes, los guías te aconsejarán que nades hacia el extremo izquierdo de la playa, donde se puede ver la mayor parte de la vida marina, y la Universidad de Puerto Rico invierte tiempo sembrando corales para restaurar el arrecife. Los taxis acuáticos y los chárteres privados llegan a Culebra a través de esta ruta, así que ten cuidado con las lanchas a motor en el mar. 

Reserva Natural La Cordillera 

No hay nada más prístino que La Cordillera en Fajardo. El grupo de nueve cayos pequeños, incluidos Icacos, Cayo Lobos, Palomino, Cayo Ratones y otros, es conocido por cubrir casi 20 millas náuticas. Puedes llegar a la mayoría de los cayos en un taxi acuático, un viaje en catamarán o en un chárter privado y pasar el día explorando su lecho de pastos marinos activos. En este ecosistema vibrante, verás tortugas, manatíes, pepinos de mar, estrellas de mar, peces juveniles, caracoles rosados e incluso mantarrayas. También notarás la variedad de arrecifes, que van desde rocosos hasta ardientes y el arrecife de cuerno de alce en peligro de extinción. 

 

Explorando cuevas en la isla de Mona.

En el Pasaje de Mona encontrarás abanicos de mar vibrantes y grandes cardúmenes de diversos peces, camarones y estrellas de mar.

El Pasaje de la Mona 

La región oeste de Puerto Rico también está llena de colorida vida marina. Frente a la costa de Rincón se encuentran Desecheo, Mona y Monito, tres islas deshabitadas populares para practicar snorkel y buceo. Estos tres puntos conforman el famoso Pasaje de Mona conocido como las Galápagos del Caribe. Estos cayos tienen aguas cristalinas que facilitan a los nadadores orientarse entre las coloridas rocas y peñascos que rodean los corales. Encontrarás abanicos de mar vibrantes y grandes cardúmenes de diversos peces, camarones y estrellas de mar, tortugas y, a veces, delfines que alegrarán tu inmersión. Verás cañones submarinos y cavernas en las que puedes sumergirte u observar desde arriba. Solo se puede llegar a estas reservas protegidas en barco, así que asegúrate de reservar un viaje con anticipación. 

La Chiva 

Anteriormente conocida como "Playa Azul", La Chiva es una playa apartada en Vieques famosa por sus suaves olas con variedad de tonos azules. Las aguas tranquilas con parchos de pastos marinos aquí y allá hacen que las condiciones sean ideales para los niños y los buceadores principiantes. El agua se vuelve más clara durante los meses de verano, lo que hace que bucear con snorkel sea aún más fácil y agradable. Un poco lejos de la costa, pero no demasiado lejos, se encuentran algunos de los arrecifes de coral más saludables de la Isla Nena, que alberga una variedad de peces brillantes que encontrarás para jugar. A diferencia de otros cayos, se puede acceder a este lugar a través de una playa con miradores y estacionamiento, lo que puede llevar su experiencia de "activo" a "descanso" fácilmente. 

 

 

Imagina un viaje a una isla deshabitada donde puedes desconectarte de la vida cotidiana y conectarte con la naturaleza y contigo mismo. En Isla Mona, una pequeña reserva natural desocupada frente a la costa oeste de Puerto Rico, puedes despejar tu mente con los sonidos rítmicos de las suaves olas y respirar aire fresco.