Plaza Central Iglesia en Corozal

 

Corozal

Un lugar tranquilo para disfrutar de la belleza natural de Puerto Rico. 

Ubicado en las colinas en la base de la Cordillera Central, Corozal es un pueblo tranquilo en el centro de Puerto Rico, aproximadamente a una hora en automóvil del aeropuerto SJU. El municipio se encuentra entre Vega Alta y Toa Alta al norte, Orocovis y Barranquitas al sur, Naranjito al este y Morovis al oeste. 

La tierra que abarca Corozal ha visto muchas iteraciones a lo largo de los años. Los petroglifos de piedra ofrecen evidencia de que los indios taínos, los habitantes originales de la Isla, residían aquí. Durante la ocupación española, Corozal fue explotado en busca de oro. El municipio también fue una vez un importante productor de plátanos, un legado que todavía se celebra hoy durante el anual Festival Nacional del Plátano. 

El gran letrero de Corozal da la bienvenida. 

El gran letrero de Corozal da la bienvenida. 

Diversión al aire libre 

Si buscas senderos para caminar y andar en bicicleta fuera de la carretera, ve al Bosque Estatal Monte Choca, donde el personal del centro de visitantes puede orientarte sobre el área. El refugio de 244 acres alberga más de 140 tipos de plantas y árboles, junto con una variedad de especies de aves y otros animales salvajes. 

Los ríos El Muñeco, Corozal y Mavillas son algunos de los cuerpos de agua que atraviesan el municipio, creando formaciones naturales como cascadas y pozas. Para explorar como un verdadero corozaleño, echa un vistazo a impresionantes cascadas escalonadas como El Congo y El Finito, donde los niños hacen que saltar desde las piedras altas a los pozos naturales para nadar que se encuentran debajo parezca fácil. 

Si prefieres una excursión más relajante, El Rancho es un área de recreación familiar con piscinas, toboganes, instalaciones deportivas y un restaurante en el lugar. 

Preservando la historia de Corozal 

Los sitios en todo el municipio honran el rico pasado de Corozal. 

Casa Loydi, una casa restaurada construida en 1914, ahora sirve como un centro cultural con objetos históricos, exhibiciones de arte y actividades comunitarias. La estructura de estilo criollo es particularmente importante, ya que perteneció a la rica y prominente familia Bou, tres de los cuales sirvieron como alcaldes de Corozal. 

Si tienes hambre, detente en El Yagrumo, una combinación de restaurante y museo que exhibe una variedad de objetos cotidianos convertidos en reliquias, como instrumentos musicales y artículos para el hogar. Aquí se puede disfrutar de platos típicos como el mofongo y la carne frita, que se sirve en conchas hechas del fruto de los árboles de higuera. O siéntate a disfrutar de una comida de fricasé de guinea en el Restaurante La Guinea, un restaurante familiar de varias generaciones que solo abre los sábados y domingos. 

Construido en 1903, Puente de Mavilla es otro sitio digno de mención. Este angosto puente de piedra de estilo español solo admite el tráfico en una dirección a la vez, un retroceso a una forma de vida más simple y lenta. 

Un puñado de artesanos en todo Corozal mantienen vivas las técnicas artesanales tradicionales, lo que significa que puedes llevarte a casa recuerdos únicos. Compra morteros y majas tallados a mano hechos con árboles de maga caídos, botones y anillos hechos con nueces de corozo locales y silbatos que imitan el canto de las ranas coquí. 

Directorio de Corozal

Fecha

Mostrar eventos entre

Mostrar ofertas válidas entre

Categorías
Currently showing: