Conoce la historia de Puerto Rico, la cultura rural y el café cultivado localmente, todo en un solo viaje. 

Imagínate respirar el aire fresco de la mañana en la ladera de una montaña verde mientras paseas por una casa de plantación de siglos de antigüedad con vista al hermoso paisaje. Ahora imagina los rayos del sol en tu cara mientras inhalas las dulces notas del café recién molido. 

Si esto suena como las vacaciones de tus sueños, no pierdas la oportunidad de visitar una de las haciendas cafetaleras de Puerto Rico. Dirígete a la región montañosa de la Isla para vivir una aventura inolvidable que se sentirá como un viaje a otra época. 

Realiza un recorrido y experimenta cómo era estar en Puerto Rico durante el siglo XIX, cuando el café era uno de los productos agrícolas más importantes de la Isla. Obtén una lección detallada sobre la producción de café, la historia y, lo más importante, cómo probar el café como un experto. Visitarás los campos donde se cultivan las plantas de café, caminarás por la planta procesadora, aprenderás cómo se tuestan los granos y luego terminarás el día saboreando uno de los mejores cafés gourmet de Puerto Rico. 

Si eres un amante serio del café, este viaje a través de una hacienda de café en funcionamiento será lo más destacado de tu visita a Puerto Rico. 

¿Te preguntas a dónde ir? Aquí hay algunas haciendas que ameritan recorrer los sinuosos caminos de montaña: 

*Haz tus reservas con anticipación 

Hacienda Buena Vista in Ponce.

En Hacienda Buena Vista aún se conservan estructuras de más de un siglo de antigüedad.

Hacienda Buena Vista 

Ponce 

Lo que una vez fuera una hacienda de café en pleno funcionamiento, Buena Vista ahora funciona como un museo administrado por la conservación sin fines de lucro Para la Naturaleza y el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico. La finca es uno de los recuerdos mejor guardados de los días de gloria del café puertorriqueño y también produce cacao local una vez al año. Una visita a su centro de información se puede combinar con un recorrido por la propiedad. 

Hacienda Lealtad 

Lares 

Escondida en las montañas de Lares, esta es una de las haciendas cafetaleras más antiguas de Puerto Rico, que se remonta a cuando los españoles gobernaron la Isla. Cuenta la leyenda que los trabajadores de esta hacienda formaban parte del grupo que encabezó el intento de revolución conocido como el Grito de Lares en 1868. La hacienda colonial está amueblada con auténticos muebles del siglo XIX que le dan un toque de ambientación, así que no te pierdas esas oportunidades fotográficas dignas de Instagram. 

Comienza tu recorrido en la plantación, donde aprenderás sobre los diferentes tipos de granos de café y cómo se cosechan y clasifican para su procesamiento. El recorrido incluye una visita a la planta de procesamiento donde podrás ver todas las etapas de producción, desde el secado y la clasificación hasta el almacenamiento y el tostado. Detente en el laboratorio para una degustación antes de terminar tu día en el bistró, donde podrás disfrutar de un almuerzo o cena tradicional puertorriqueña. 

Hacienda San Pedro 

Jayuya 

Esta hacienda histórica es propiedad de una cuarta generación en las colinas de Jayuya. Aunque puedes encontrar algunas cafeterías de Hacienda San Pedro alrededor del área metropolitana, nada mejor que visitar la finca. Una vez allí, podrás realizar un recorrido que te llevará por las instalaciones y áreas naturales donde se cultiva y procesa el café. La encantadora cafetería de la hacienda es el lugar perfecto para pasar el rato y relajarse. 

Hacienda Tres Ángeles 

Adjuntas 

Otro lugar donde puedes experimentar el café desde la cosecha hasta la taza es en Hacienda Tres Ángeles en Adjuntas. La primera finca certificada de agroturismo de la Isla tiene una cafetería donde puedes disfrutar de su café especial. Los sábados se ofrecen recorridos por la hacienda con reserva previa, pero no necesitas una reserva para visitar su restaurante durante el fin de semana. 

Vista panorámica de Hacienda Muñoz, una hacienda de café en funcionamiento en San Lorenzo.

Vista panorámica de Hacienda Muñoz, una hacienda de café en funcionamiento en San Lorenzo.

Hacienda Muñoz 

San Lorenzo 

Una de las haciendas de café más nuevas de la Isla se encuentra en San Lorenzo, a solo 30 minutos de San Juan. Hacienda Muñoz ofrece un agradable escape del área metropolitana sin aventurarse en las montañas de Puerto Rico. Disfruta de la maravillosa vista a las ordenadas hileras de plantas de café mientras haces un recorrido histórico a pie. Animales como pavos reales, pavos, gallinas e incluso un burro deambulan libremente por la propiedad. 

Hacienda Tres Picachos 

Jayuya 

La misma familia ha administrado esta hacienda por más de 40 años. Ubicado en Jayuya, es un lugar ideal para una excursión familiar. La finca cuenta con una casona tradicional, un molino de agua, un pequeño museo con artefactos taínos y un río que atraviesa la propiedad. En Tres Picachos, obtendrás la experiencia completa del campo, incluidos los animales que deambulan por las instalaciones. 

Hacienda La Mocha 

Ponce 

Entre la región sur y la Cordillera Central se encuentra una moderna hacienda cafetera donde se puedes pasar la noche. Esta finca de café sostenible es un santuario de mariposas y aves donde se pueden hacer recorridos de observación de aves (levantarse temprano para ver a las aves se combina perfectamente con su amplio suministro de café). La Mocha también cuenta con un restaurante donde puedes saborear una experiencia de la finca a la mesa. 

Sandra Farms 

Adjuntas 

En esta finca de Adjuntas no solo encontrarás una plantación de café, sino que también podrás apreciar la producción local de chocolate de la Isla. La finca, que lleva el nombre de una de las propietarias, sumerge a sus visitantes en la historia y evolución de la agricultura sostenible en Puerto Rico. Aprende todo sobre sus técnicas agrícolas respetuosas con el medio ambiente, que se traducen en un menor consumo de agua. Todo amante del café y el chocolate quedará fascinado con su recorrido y, obviamente, con sus degustaciones. 

 

Coffee beans on a tree at Cafe Gran Batey in Utuado

Granos de café en un árbol en Cafe Gran Batey en Utuado.

Cosecha y procesamiento de café especial gourmet 

El café puertorriqueño pasa por un proceso meticuloso antes de que pueda servirse en una taza: 

  1. Una vez que los granos de café se recogen a mano, se clasifican y los que están caritostados (secados al sol) se descartan. 
  2. Los granos de café que están 100% maduros se tiran en una máquina para separarlos por color y tamaño.  
  3. Los granos recién cosechados se pasan a través de una máquina despulpadora para separar la piel y la pulpa del grano. 
  4. Los granos se secan con uno de dos métodos: se arrojan en una red para que se sequen al sol por completo o se arrojan en una máquina que simula los rayos del sol. *Dato curioso: la máquina tostadora de café más utilizada se inventó en Puerto Rico y se perfeccionó en Colombia. Estas máquinas secan hasta tres capas del grano. 
  5. Cuando la humedad del grano baja al 10%, las semillas se dejan reposar hasta por tres meses. Si se procesan inmediatamente, los granos pierden sus propiedades únicas. 
  6. Una vez más, los granos de café se clasifican por color, tamaño y peso. Entran en una fresadora que quita los cascos. Los granos molidos se conocen como café verde. 
  7. Los granos expuestos se examinan en busca de fallas o imperfecciones. 
  8. Los granos de café se tuestan a un acabado medio y se envían para ser empacados o molidos para el consumo. 

Datos curiosos sobre el café gourmet de especialidad 

  1. El café puertorriqueño es principalmente granos arábigos de la variedad Limaní, que se desarrolló en la Isla. 
  2. Para lograr las propiedades especiales del café puertorriqueño, los granos deben plantarse y sembrarse en el suelo volcánico de la Isla a una altitud de 1,800 a 3,500 pies sobre el nivel del mar y crecer bajo mucha sombra. 
  3. El café de especialidad solo se tuesta hasta un acabado medio para asegurarse de que el grano conserve las cualidades afrutadas y de nuez que lo hacen único. 
  4. El café puertorriqueño es dulce y cremoso, y los expertos sugieren que se disfruta mejor solo y sin azúcar. 
  5. Las formas más comunes de tomar café en Puerto Rico son pocillo (espresso), cortadito (espresso con un poco de leche al vapor) y café con leche (latte). 
  6. Solo se necesitan 22 segundos para extraer un trago de espresso.