Camina al aire libre y relájate a la orilla del río. 

Cuando piensas en una isla del Caribe, lo primero que te viene a la mente son playas impresionantes, tomar cócteles de frutas y relajarte bajo el sol. Pero, más allá de las costas de Puerto Rico, puedes encontrar algunos de los paisajes naturales más espectaculares que esta Isla tropical tiene para ofrecer. 

Si tienes un alma aventurera y una mente atrevida, la Cordillera Central y la Sierra de Luquillo deben estar en tu itinerario de lugares para visitar. La cadena de montañas que atraviesa el centro de Puerto Rico y la costa este, respectivamente, está repleta de arroyos, cuevas y sí, ¡cascadas! 

Camina hasta el río para desconectarte del resto del mundo… ¡al menos por un rato! Respira la frescura de las montañas y disfruta de las vistas panorámicas del Caribe. ¡Disfruta de una agradable caminata a través del bosque tropical o conduce por la Ruta Panorámica y termina tu viaje bajo una refrescante cascada!  

Charco El Hippie en Naguabo.

¡Los toboganes naturales son muy divertidos! Asegúrate de usar zapatos resistentes. En la foto, Charco El Hippie en Naguabo.

Aviso: Ten en cuenta las condiciones climáticas al planificar un día en el río o las cascadas. Las fuertes lluvias en los arroyos superiores pueden causar inundaciones repentinas. Discover Puerto Rico no recomienda saltar desde rocas altas o columpiarse de enredaderas y cuerdas cuando visites ríos y cascadas. 

Nota: Caminar río arriba para llegar a las cascadas puede ser resbaladizo, rocoso y fangoso, así que asegúrate de usar zapatos resistentes, llevar agua potable y empacar liviano. 

Cascada de Juan Diego en El Yunque

Cuanto más alto subes en la Cascada Juan Diego, más grande se vuelve la cascada.

Cascada Juan Diego  

Una cascada escondida en el bosque tropical, ¡eso es lo que llamamos magia! No solo una sino tres cascadas conforman el Salto de Juan Diego o "Charca Juan Diego" en Río Grande. Una corta caminata por el lado de la carretera principal del Bosque Nacional El Yunque conduce a una impresionante piscina natural con una hermosa cascada en la que puedes zambullirte. Hay algunos conjuntos pequeños de cascadas a lo largo del sendero, pero cuanto más alto vas, más y más grandes se vuelven las cascadas. El lugar más popular de Juan Diego tiene un área de picnic natural adornada con una cascada de 20 pies de fondo, pero más arriba hay una cascada menos concurrida, incluso más grande. 

No se pueden ver las cascadas de Juan Diego desde la carretera, y no son parte de ningún viaje guiado, por lo que hay un aire de misterio y secreto alrededor de Juan Diego. Para llegar, debes estacionar tu automóvil al costado de la carretera alrededor del kilómetro 10 de la PR 191 — presta atención a la rotulación. 

 

El Chorro de Doña Juana en Orocovis.

Date un chapuzón en un río a lo largo de La Ruta Panorámica. El Chorro de Doña Juana en Orocovis.

Chorro de Doña Juana 

Con su "lugar de nacimiento" localizado en el Bosque Estatal de Toro Negro, puedes ver esta hermosa cascada de tres niveles a lo largo de la Ruta 149 de La Ruta Panorámica a través de Orocovis, Ciales y Villalba. Doña Juana es un lugar ideal para tomar fotos y refrescarse con un chapuzón en el estanque de abajo. Para llegar al fondo de la cascada "parecido a una piscina", debes caminar hacia abajo, o más probablemente, bajar por el costado del puente, así que ten mucho cuidado. No hay instalaciones alrededor de esta atracción natural, así que ten en cuenta tu entorno cuando pases por la cascada. Esta puede ser una parada rápida para respirar el aire fresco de la montaña antes de dirigirte al bosque para hacer senderismo y explorar. 

 

Salto Curet en Maricao

Salto Curet es uno de los escenarios más llamativos de Maricao.

Salto Curet 

Una cascada fuera de lo común pero accesible es Salto Curet, muy popular entre los lugareños y la gente de Maricao. Un ambiente único y etéreo rodeado de los sonidos de la naturaleza es lo que te espera al final de una caminata de 15 a 20 minutos río arriba. Las aguas cristalinas del río no son muy profundas, lo que hace que la caminata a la cascada sea muy placentera, ¡pero asegúrate de cuidar tus pasos! La cascada se divide en dos y mide unos 100 pies de alto de arriba a abajo. Algunos dicen que es una de las cascadas más mágicas de la Isla porque invita a detener la vida agitada y tomar el aire fresco… y además es un lugar apartado. 

 

Las Tinajas 

Es posible que conozcas la costa este de Puerto Rico por sus hermosos amaneceres y sus impresionantes playas. Pero, enclavado en las montañas de Fajardo se encuentra el amado río Charco Frío y dos cascadas naturales convertidas en toboganes llamadas Las Tinajas son parte de ese arroyo. Para llegar a Las Tinajas, se necesita un espíritu aventurero, ya que tendrás que caminar entremedio y alrededor, a veces por encima, de algunas rocas. Después de una caminata de 20 a 25 minutos, encontrarás el primer lugar de Las Tinajas, una piscina natural profunda y extensa donde puedes nadar y disfrutar de algunas pequeñas cascadas en el barranco. Si continúas río arriba, encontrarás una segunda piscina donde podrás nadar y deslizarte una y otra vez. 

 

Waterfall in Naguabo

Cascada La Canoa  

¡Aventúrate a un lado menos conocido de El Yunque! Evoca a los espíritus taínos y dirígete al río El Hippie en Naguabo, donde encontrarás cuevas, petroglifos y, sí, ¡una cascada! Accesible por vía pública, este río y cascada conocida como La Canoa son parte del único bosque subtropical en el Sistema Forestal de los Estados Unidos. Aún así, no se llega por la entrada principal de El Yunque en Río Grande. Enormes y suaves rocas rodean El Hippie o El Salto (como lo llaman los lugareños), y tiene una gran área de picnic. Hay un área de estacionamiento disponible para los visitantes, y se requiere un poco de caminata para encontrar las Cataratas de La Canoa. A lo largo de los años, la cascada abrió un desfiladero a través de las rocas y tiene la forma de una escalera en el fondo del estanque. 

 

Las Delicias

La Cascada Las Delicias está ubicada entre Ciales y Jayuya.

Las Delicias  

Como sacado de una película llena de hadas y criaturas encantadas del bosque, Las Delicias entre Ciales y Jayuya es tan impresionante como mágica. La mejor parte es que se puede ver desde la carretera y el acceso es una caminata de cinco minutos sin esfuerzo. Esta cascada se encuentra dentro del Bosque Estatal Tres Picachos y tiene un pequeño estanque para sentarse y disfrutar de las frescas aguas del río. El agua cae en cascada sobre una pared de roca cubierta de musgo y helechos. Al igual que las cascadas de Juan Diego en El Yunque, es un lugar de múltiples cascadas, y cuanto más alto subes, más grandes se vuelven. ¡Asegúrate de traer tu cámara para capturar la magia! 

 

Boletín Electrónico de Descubre Puerto Rico

Un paraíso en tu bandeja de entrada

Recibe un boletín mensual con ideas de viaje, noticias, consejos y más.

Ver Lugares Mencionados en un Mapa