Llena tu primera visita a la Isla de aventura y diversión. 

Si visitas Puerto Rico por primera vez, probablemente querrás ver un poco de todo. 

En tu primera visita a Puerto Rico debes experimentar nuevas vistas, sabores únicos y aventuras emocionantes, y conocer la cultura vibrante de la Isla. Desde la vida de la ciudad hasta retiros en la montaña, caminatas por el bosque tropical y paseos por la playa, prepárate para enamorarte de este destino tropical durante los próximos siete días. 

Vive lo que el corazón y el alma del Caribe tienen para ofrecer y utiliza estas ideas como punto de partida para tus aventuras en la Isla. 

Nota: Para explorar más allá de San Juan, se recomienda alquilar un auto y descubrir la Isla a tu propio ritmo. Para asegurarte de que las atracciones estén abiertas y disponibles, se recomienda llamar y hacer una reservación.  

Una mujer sirve frituras puertorriqueñas.

No dejes de comer unas frituras en Piñones.

Día 1: Disfruta la vibra tropical 

El día que llegues a San Juan, prueba el auténtico sabor del Caribe visitando directamente al sector de Piñones en el cercano pueblo de Loíza. Esta pintoresca franja de kioscos y restaurantes frente al mar está a solo 15 minutos en automóvil de la ciudad (y a unos cinco minutos del aeropuerto). Puedes optar por almorzar sentado en uno de los muchos restaurantes como Hook'd, Donde Olga o El Nuevo Acuario (entre otros) y disfrutar platos de mariscos locales frescos como chillo entero frito, mofongo relleno de camarones, o dorado (mahi mahi) en ajo. O ve de kiosco en kiosco (lo que los lugareños llaman "chinchorreo") y prueba por primera vez las frituras puertorriqueñas como alcapurrias, bacalaítos y piononos. Asegúrate de acompañarlos con una cerveza fría o un frapé de frutas frescas. 

Ponte tu traje de baño, si aún no lo has hecho, y dirígete a La Posita, una playa tranquila enmarcada por una formación rocosa que crea una piscina gigante poco profunda. Pasa la tarde flotando en el agua, descansando en la arena comiendo frituras y disfrutando de la brisa del mar antes de regresar a tu hospedería. 

Tus opciones de alojamiento van desde hoteles de lujo como el Condado Vanderbilt, Fairmont El San Juan Hotel y La Concha Resort hasta hoteles boutique como AC Hotel y O:Live Hotel, o acogedores alquileres vacacionales en los vecindarios de Condado o Isla Verde. La mejor opción depende únicamente de tu preferencia y presupuesto. 

Si no te llenaste con la comida y picadera anterior, puedes tener una cena de lujo en Cocina Abierta, Restaurante 1919 o Restaurante Mario Pagán. Estos restaurantes están dirigidos por algunos de los mejores chefs de la Isla.  

Pasa el resto de la noche caminando por el vecindario de Condado, donde encontrarás bares, boutiques y algunos vestíbulos de hoteles donde tocan bandas en vivo y la pista de baile está repleta. O si lo que buscas es relajarte, regresa a tu hotel y descansa junto a la piscina. 

Old San Juan es una parada obligatoria para todo visitante.

Old San Juan es una parada obligatoria para todo visitante.

Día 2: Sumérgete en la cultura 

Tu primer día fue bastante relajante, por lo que es hora de abrazar la cultura puertorriqueña por completo y tener un día inmersivo de diversión y aprendizaje en el Viejo San Juan. La ciudad amurallada es una "parada obligada" para todos los visitantes por primera vez (y también para la mayoría de los visitantes que repiten). Explora fortalezas españolas de 500 años de antigüedad como el Castillo San Felipe del Morro; visita museos históricos como el Museo Casa Blanca, una mansión construida en el siglo XVI para Juan Ponce de León; y detente en lugares emblemáticos como la Puerta de San Juan y La Rogativa para una sesión de fotos perfecta. 

Aprende todo sobre la historia de la Isla y los conquistadores visitando algunos lugares importantes como el Cuartel de Ballajá, donde encontrarás el Museo de Las Américas y la tienda de café gourmet Don Ruiz. También puedes reservar visitas guiadas o explorar por tu cuenta. Asegúrate de separar tiempo para explorar algunas de las pequeñas tiendas y galerías de la ciudad, observar a la gente en una de las plazas y refrescarte con un cono de nieve de un carrito de piragua o una paleta helada de Señor Paleta

Subir y bajar caminando por las calles adoquinadas seguramente te abrirá el apetito. Para disfrutar de un almuerzo tradicional puertorriqueño, te recomendamos visitar Barrachina (uno de los lugares que dice haber inventado la famosa piña colada), De Averdura, Café Manolín o El Jibarito, donde puedes encontrar comidas abundantes o ligeras que representan las tradiciones culinarias distintivas de la Isla. Para algo un poco diferente, visita Chocobar donde todo está hecho con un toque de chocolate, o Pirilo, hogar de pizzas artesanales y una amplia selección de cervezas artesanales. 

¿Qué mejor manera de terminar el día que con una degustación de ron? Cruza el puerto de San Juan hasta Casa Bacardí en el pueblo de Cataño, donde aprenderás sobre el ron más popular del mundo. Puedes elegir entre diferentes recorridos, desde el histórico básico hasta una degustación de ron premium o tomar una clase de mixología. Incluso, puedes llenar tu propia botella personalizada de ron Bacardí en la tienda de regalos. 

Regresa a tu hotel (o alquiler vacacional) para refrescarte para la cena y prepararte para bailar toda la noche en La Placita de Santurce, un mercado durante el día que se convierte en centro social por la noche. También puedes visitar uno de los clubes nocturnos en Condado como el club nocturno Fifty-Eight o el lobby del San Juan Marriot

Una mujer disfruta de surf de remo en aguas cristalinas cerca de Rincón.

Practica el surf de remo en las aguas claras y tranquilas en Rincón.

Día 4: Relájate y disfruta 

Estás en Rincón, el pueblo de hermosos atardeceres y diversión sin zapatos, por lo que parece apropiado disfrutar actividades relajadas después de un día de conducir y explorar. Comienza tu día en Barefoot Yoga, un estudio al aire libre donde puedes tomar una clase de yoga suave rodeado de naturaleza. No es necesario hacer reservación, aunque se recomienda si deseas una clase privada adaptada a solicitudes especiales. 

Para el desayuno, conduce cuesta arriba a The English Rose. Este es sin duda el lugar de desayuno más popular en Rincón, así que trata de hacer una reservación antes de llegar. Su menú ofrece cocina local, así como platos ingleses y americanos; también sirven opciones vegetarianas y veganas. La vista desde la terraza es insuperable. 

Mantén el estilo de vida relajado tomando una lección de surf o vela con Sail Rincón o Rincón Surfing School. No importa si eres principiante, puedes sumergirte y aprender a atrapar algunas olas con instructores expertos. Las escuelas alquilan equipos como tablas de surf y paddleboards para que disfrutes en la playa más tarde. Si te gustan más las actividades en tierra, reserva una excursión con Pintos R Us y explora Rincón a caballo. 

Si prefieres aprovechar al máximo las famosas playas de la costa oeste, puedes dirigirte a Sandy Beach, Domes (una playa de surf de clase mundial) o Steps (donde puedes alquilar equipo de snorkel). Pasa el resto del día relajándote y tomando el sol de la tarde. También puedes ir al pueblo y visitar la galería de arte Secret Garden para apoyar a los artesanos y pintores locales. 

Para la cena, prueba los exquisitos cortes de carne en Cowboys Cantina, un restaurante al aire libre al estilo de Texas con un gran bar y espectáculos de rodeo semanales. Entre los platos favoritos están las costillas, las chuletas can-can y el churrasco de la casa llamado Cowboy. Por la noche, puedes ir a la plaza del pueblo para el Art Walk semanal y disfrutar de música en vivo y un ambiente tropical. 

Un hombre está sentado en la fuente de la Plaza de las Delicias en Ponce.

La Fuente de Leones en la Plaza de las Delicias en Ponce. 

Día 5: ¡Ponce te espera! 

Ya has visitado la costa norte y oeste, ahora te espera el sur. 

Vuelve a la carretera y configura tu GPS hacia Ponce, donde podrás visitar algunos lugares de interés en el camino, como la Iglesia Porta Coeli en San Germán, la segunda iglesia más antigua de Puerto Rico y uno de los museos de arte religioso más importantes en la Isla. 

Una vez en Ponce, realiza una visita guiada por la plaza del pueblo, donde verás lugares emblemáticos como el icónico Parque de Bombas, una antigua estación de bomberos convertida en museo justo en la plaza de la ciudad. A su alrededor se pueden encontrar varias esculturas de leones, la Fuente de Leones, la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe y la alcaldía. Mientras estés allí, asegúrate de probar los famosos helados en King's Cream

Da un paseo por la ciudad y aprecia una variedad de impresionantes murales pintados en vivo durante el festival anual de arte urbano "Ponce es Ley". Luego, puedes optar por visitar el Castillo Serrallés, una gran propiedad convertida en museo que fue la casa de la familia Serrallés, propietaria de la destilería de ron Don Q. También puedes visitar el Museo de Arte de Ponce, reconocido internacionalmente, y admirar su colección permanente de 4,500 piezas, incluido "Flaming June" de Lord Frederic Leighton. O reserva un recorrido por Hacienda Buena Vista, una antigua finca de café y cacao, y conoce la historia de estos cultivos en la Isla. 

Completa tu día cenando en el restaurante La Cava para una comida criolla más sabrosa o disfruta de una cena italiana en Campioni Pizza Birra & Tapas. Para una cena informal junto al mar, ve a La Guancha, un muelle donde puedes encontrar pequeños restaurantes que sirven frituras y comida local tradicional. 

Eleva tu experiencia en Ponce quedándote en The Fox Hotel, un hotel ecléctico que te hará sentir como si hubieses entrado a "Alicia en el país de las maravillas". Si buscas algo más clásico-chic, reserva una habitación en el histórico Meliá Century Hotel en la plaza del pueblo. También puedes optar por el Hilton Ponce para disfrutar de un ambiente de resort completo con una enorme piscina y un campo de golf. 

A panoramic view of the villas at Hacienda Pomarrosa in Ponce

Día 6: Opciones de viaje de un día 

Tiene muchas opciones de cosas para hacer antes de partir. ¿Hacienda cafetalera o viaje en velero? La decisión es tuya.

Ubicado en las afueras de Ponce, has un viaje a Hacienda Pomarrosa o Hacienda Buena Vista, dos modernas plantaciones de café donde puedes aprender todo sobre el proceso de cultivo y tostado del café en Puerto Rico. Y si estás buscando un alojamiento interesante, hospédate en una de las cabañas de Hacienda Pomarrosa que están rodeadas de naturaleza tropical y tienen vista al mar.

Vista de la isla Caja de Muertos en Ponce.

Vista de la isla Caja de Muertos en Ponce.

También puedes pasar el día visitando la Isla Caja de Muertos, una de las atracciones más encantadoras cerca de Ponce. A solo un viaje en bote desde el puerto marítimo de Salinas con East Island Excursions, puedes caminar por senderos, explorar las ruinas del faro, observar aves y pasar un día bajo el sol en una de las playas más prístinas de Puerto Rico, Playa Pelícano, mientras exploras esta isla deshabitada. Puedes reservar tus experiencias en Ponce con Caribe Tours o Isla Caribe PR para asegurarte de no perderte nada de la diversión.  

La Guancha de Ponce.

Disfruta de una vista del Mar Caribe desde La Guancha en Ponce.

Día 7: ¡Nos volveremos a ver! 

En tu último día en la Isla, puedes ir a la piscina del hotel o ir a La Guancha para probar por última vez la cocina boricua. Puedes reservar un vuelo desde el Aeropuerto La Mercedita en Ponce (PSE) o conducir de regreso para salir desde el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín (SJU). 

Ver Lugares Mencionados en un Mapa